Lactancia y paternidad*.

*Este texto surge de mi aportación como docente de la Formaciónen Lactancia y Salud Mental del Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal , en las ediciones de 2019 y 2020, y se nutre de las conversaciones compartidas con los compañeros y compañeras del Instituto, en un intento colectivo de aportar elementos al debate social que repercutan positivamente en el bienestar de bebés, madres y familias. Expreso aquí mi agradecimiento a todas ellas.   Puede sorprender hablar de la lactancia asociada a la masculinidad y a la paternidad -ya estamos los tíos metiéndonos donde no nos llaman- la intención de este artículo no es la injerencia, y menos la usurpación de un proceso que pertenece claramente a la díada, sino reflexionar hasta qué punto los hombres podemos ser un factor determinante para que la lactancia (y por extensión otros muchos procesos que se dan en el puerperio) se pueda dar de manera satisfactoria o por lo contrario, que se violente y se extinga por falta de sostén y de a

Comienzo...


No sé muy bien esto que hoy empieza el recorrido que tendrá... No sé muy bien si esto de ensanchar el momento profundizando en la incomunicación que supone hablar al todo y a la nada que hay en internet será más o menos terapéutico, o más o menos enajenante... Lo bueno es que empiezo sin pretensiones y también con ganas de compartir ideas y situaciones que cobran sentido en la medida que son colectivizadas... Me pruebo, a ver.

Gracias por leer y compartir.

Paco Herrero Azorín. Febrero de 2020.

Comentarios